Real Madrid 89-57 Unicaja: El bálsamo

El Real Madrid vuelve a la senda de la victoria en Euroleague tras arrollar a Unicaja en el Palacio. Los de Laso disputaron un encuentro muy serio en el que todos aportaron. Jaycee Carroll (17) y Rudy Fernández (14) destacaron en ataque, pese a que el MVP del encuentro fue, un día más, Luka Doncic (28 val).

7550C9A7-B16D-4A25-ADF6-68FD59D6FEB7.jpeg

Qué necesario es sentirte arropado cuando estás en un mal momento. Un abrazo, una sonrisa o incluso una mirada de alguien a quien le importas es el mejor bálsamo, y hoy el Real Madrid ha recibido el suyo. Necesitaban regresar al Palacio tras el batacazo de Vitoria, dejarse arropar por los suyos, pero, sobre todo, necesitaban volver a sentirse un equipo. Y así ha sido.

No ha habido momento del partido en el que no se haya visto a un Real Madrid serio, concentrado al 100%. Incluso cuando ya se iba ganando por más de 20 puntos, a ninguno se le ha subido a la cabeza ni se ha relajado. No sé a vosotros, pero a mí me ha dado la sensación de que jugaban más para ellos mismos que para lucirse ante sus aficionados. Cerraban filas, ayudando en todo momento, procurando que todos y cada uno se sintieran útiles, que aportaran. No es ningún misterio que este equipo se crece ante la adversidad y hoy era vital hacerlo.

Sorprendía ver a Tavares en el quinteto inicial cuando no lleva ni una semana en el equipo, pero dado el problema de bajas interiores de Laso, supongo que debemos acostumbrarnos a verle de titular (y viendo el partido más que correcto que ha hecho, yo diría que ha sabido responder a la confianza de su entrenador). Quizá fue el primer cuarto el más igualado, pues los de Plaza empezaban entonados con sendos triples (Salin y Brooks), pero ahí estaban Maciulis y Caseur para responder de la misma forma, mientras Tavares se encarga de pararle los pies a Shermadini y anotar bajo los aros. Un triple de Rudy y un 2+1 de Campazzo daban por finalizados los primeros diez minutos (19-12).

El Madrid estaba más suelto en ataque, y se notaba. Siete puntos consecutivos de los blancos inauguraban el segundo cuarto, y pese al triple de Alberto Díaz o los puntos de McCallum, lo cierto es que Unicaja se borró considerablemente del partido bajo la defensa madridista (influyó también su falta de acierto, todo hay que decirlo), que tenía a Rudy Fernández como líder ofensivo y máximo anotador al descanso (11 puntos, 13 valoración). Un tapón de Luka Doncic mandó a los dos equipos a los vestuarios con una buena ventaja para los locales (40-27, minuto 20).

05421727-A26C-4292-9C05-7B920E553A0E.jpeg

De vuelta al partido tras el descanso, nos costó ver la primera canasta del tercer cuarto, pues la cosa se había puesto “graciosa”: que si ahora te robo el balón yo, que si lo pierdes tú, que si viene Luka por detrás y te lo vuelve a quitar…en fin, un lío. Tuvieron que pasar casi dos minutos para que viéramos anotar a alguien, “honor” que recayó en Milosavljevic. Doncic, a una mano, se encargó de devolver el favor, y luego Taylor (triple) y Tavares se sumaron a la fiesta (éste último con tapón incluido). El Madrid se gustaba, Unicaja apenas aparecía fugazmente gracias a Milosavljevic…y Facu, tan pícaro como siempre, robaba balones como quien come pipas en el parque del barrio. El 62-38 que brillaba en el electrónico al final del tercer cuarto auguraba un último período apacible para los de Laso.

No importa la de veces que veas a un jugador hacer su “jugada especial”, siempre gusta verla. Y eso es lo que le pasa a servidora con Felipe Reyes, que inauguró los últimos diez minutos con su típico “cojo el rebote y anoto”; sí, esa jugada que le hemos visto hacer toda la vida y que, no sé a vosotros, pero a mí no me cansa. Y es que tampoco puedes cansarte de ver a tu Real Madrid recuperar la chispa, pese a tener el partido más que ganado. Empezaron a llover triples en Madrid, con un Carroll inspirado al que acompañaron en su tarea Rudy y Facu, mientras Tavares hacía un mate antes de cometer la quinta falta personal y Felipe seguía a lo suyo. Lo único que pudieron hacer los malagueños fue anotar la última canasta del encuentro antes de poner rumbo a casa (89-57).

Y si el martes se perdió de 30, hoy se ha ganado de 32. Así es el Real Madrid. Se caerá una, dos, mil veces, pero siempre, siempre, siempre, se levanta para golpear más fuerte.

¡Gracias por estar ahí!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s