Fenerbaçe Dogus 77-79 Real Madrid: Simplemente, héroes

El Real Madrid Baloncesto se lleva una victoria épica en casa de Fenerbaçe. Los de Laso, cumpliendo un día más de forma memorable, lograron su objetivo a pesar de lo mermado que está el equipo. Una actuación imperial de Doncic (37 de valoración), una de las claves de la victoria.

Otra más. Otra hazaña más. Ésta, quizá, la más significativa por todo lo que había en contra. Ganarle a Fenerbaçe en su casa no es tarea fácil, y nosotros lo sabemos de sobra (mayo, ¿recordáis?), pero ganarle con 5 bajas vitales, con un chiquillo de 18 años como punta de flecha y un “rookie” de 37 tacos como único pivot, es todavía más difícil. Pues oye, al Real Madrid la palabra “difícil” no le suena.

Y es que, un día más, se pusieron la capa de héroes. Todos. Desde un Yusta que volvió a salir de titular hasta un Tavares que lo hizo muy bien hasta que se le fue la cabeza y fue expulsado. Luka Doncic se quedó a sólo 2 rebotes del triple doble (20 puntos, 8 rebotes, 10 asistencias, 37 de valoración), pero volvió a dominar una cancha que se le da especialmente bien últimamente (ganó el oro con Eslovenia en septiembre). Jaycee Carroll empezó fuerte, aunque después la defensa turca lo anuló. Trey Thompkins, Jonas Maciulis y Jeffery Taylor volvieron a ser importantes, ofreciendo minutos de calidad y ayudando en la zona, donde un novato llamado Felipe Reyes enseñaba un par de cosillas a los interiores de Obradovic y, ya de paso, se convertía en el quinto máximo anotador de la historia de la Euroliga.

Por su parte, los locales se encomendaban a un gran Brad Wanamaker, que contó con la ayuda en momentos puntuales de Luigi Datome, James Nunnally (muy buena actuación ofensiva) y, en ciertos momentos, de Jan Vesely, quien se llevó las críticas de la afición blanca al irse de muy mala manera a hacerle falta a Luka, que ya había recibido una antideportiva de Nunally en la misma jugada y que acabó disfrutando de 4 tiros libres. Obradovic, desde la banda y poniéndose más y más rojo a cada minuto que pasaba (esperamos que haya cardiólogos en el estadio, porque cualquier día nos da el susto), soltando más de una “lindeza” a sus propios jugadores cuando hacían algo mal. Lo de siempre, vamos.

Sé que no es la mejor crónica de lo que ha ocurrido, pero es un muy buen resumen. El partido estuvo muy igualado los 40 minutos, pese a la buena defensa blanca. El último cuarto fue un intercambio de canastas, con los turcos a punto de llevarse el gato al agua más de una vez, pero, una vez más, el carácter del Real Madrid fue superior, y un tapón final de Thompkins seguido del fallo de Wanamaker hacen que los de Laso sumen una victoria vital para seguir con esperanzas de ser cabeza de serie en las eliminatorias.

Poco más me queda por decir, sólo que debemos dar las gracias una y otra vez a este equipo por todo lo que nos dan, seguir disfrutando de ellos y, a los iluminados que dijeron que Felipe Reyes estaba acabado, un consejo: no salgáis de donde os hayáis escondido, porque el soberano sigue en lo más alto.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s