Real Madrid 89-84 Unicaja: Un gigante llamado Facundo

El Real Madrid se clasifica para las semifinales de la Copa del Rey tras un partido durísimo frente a un Unicaja al mejor nivel. Facundo Campazzo, estelar (18 puntos, 7 asistencias, 33 de valoración), fue el artífice de una victoria en la que también destacaron Fabien Causeur, Walter Tavares y un Rudy Fernández incansable.

IMG_0087.JPG

La de micro infartos que provoca la Copa del Rey. El torneo del KO, lo llaman. Y no pueden haber elegido mejor apodo, porque Jesús bendito lo que se sufre. La fórmula del “win or go home” es efectiva, atrayente y, pese a los nervios (Llull mordiéndose las uñas y los dedos en el banquillo nos ha representado a más de uno), preciosa.

Unicaja ha ido a por todas desde el primer segundo. Ha sido un grandísimo rival que nos ha puesto las cosas muy, muy, difíciles. Su acierto en el triple ha sido una verdadera pesadilla para los blancos, que tenían muchos problemas a la hora de defender a hombres como Carlos Suárez, Nedovic o Waczynski (5/5 el polaco desde el 6’75).

Los primeros diez minutos marcaron un ritmo alto en anotación, con Causeur encargado de atacar el aro malagueño una y otra vez, con ayudas puntuales de Rudy y Carroll. Laso, que había apostado por un quinteto inicial compuesto por cinco “bajitos” (Causeur, Campazzo, Doncic, Thompkins y Taylor), pronto descubrió que el experimento le estaba saliendo mal y dio entrada a Tavares, que, sin timidez alguna y muy a gusto en la que ha sido su casa, empezó a repartir gorros a troche y moche. Sasu Salin tomaba protagonismo en el ataque de Unicaja, con dos triples consecutivos que, junto a los puntos de Nedovic, les daban ventaja…hasta que Causeur encestó un triple sobre la bocina, dando por finiquitados los primeros diez minutos (26-23).

La dupla eslovena (Doncic-Randolph) del Real Madrid se encargó de inaugurar el segundo período con cinco puntos consecutivos que hacían pensar que los blancos habían empezado a pisar el acelerador. Nada más lejos de la realidad. Unicaja no se achantó y, con Carlos Suárez por bandera, asestó un parcial de 3-20 que dejó momentáneamente noqueados a los madridistas, que no pudieron romperlo hasta que Luka volvió al parquet y saludó con un triple. Nedovic empezaba a despertar, por lo que Laso decidió dejarlo todo en manos de Campazzo. Sabia decisión. El argentino se asoció con Tavares y cambió el ritmo del encuentro, y su equipo devolvió el parcial en contra a su rival (12-2) para marcharse al descanso con una levísima ventaja (46-45, minuto 20).

IMG_0086.JPG

Alberto Díaz dio el pistoletazo de salida a la segunda parte con un triple, que Salin corrió a imitar. Thompkins plantaba cara en ataque acompañado de Causeur y Campazzo. Brooks tomaba algo de protagonismo, Suárez seguía machacando desde el 6’75 y McCallum ponía en aprietos a los blancos, que volvieron a encomendarse al base argentino para que les sacara del lío en el que se estaban metiendo. Ni corto ni perezoso, Facu asistió para que Tavares machacara el balón en al aro (no fue la única vez que se produjo esa misma jugada). Una canasta de Rudy mandaba el encuentro al último asalto con todo por decidir, a pesar de que no había sido el mejor momento de los blancos (64-66, minuto 30).

A los que todavía nos aguantaba el corazón (aunque no por mucho tiempo), se nos pasaba de todo por la cabeza al inicio del último cuarto, donde veíamos a un Waczynski impecable en el triple. Felipe, además de anotar alguna que otra canasta, superaba a Chechu Biriukov como líder en recuperaciones del Real Madrid (30). Sin embargo, los que llevaron todo el peso de la remontada y posterior victoria en los minutos finales fueron Facundo Campazzo y Rudy Fernández. El argentino hacía de todo, y todo bien, desde provocar faltas hasta robar balones en cuanto los rivales se despistaban, mientras que el balear tiraba de muñeca y de carácter para no sólo dar puntos a su equipo, sino también para capturar rebotes (Florentino, creo que este muchacho se ha ganado la renovación). Finalmente, y tras un robo clave (y polémico) de Campazzo, el Real Madrid y sus aficionados respiraban aliviados al saber que, un año más, estarán en semifinales de la Copa (89-84, minuto 40).

Ahora nos vamos a descansar, pero volveremos el sábado a las 19h para buscar otra final ante Iberostar Tenerife, que ha dado la primera sorpresa al llevarse por delante a Valencia Basket.

Así es la Copa, queridos seguidores y seguidoras. Eléctrica. Impredecible. Apasionante.

2 comentarios en “Real Madrid 89-84 Unicaja: Un gigante llamado Facundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s