Opinión: ¿Qué te pasa, Palacio?

Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid. Desde hace poco, conocido oficialmente como WiZink Center. Hogar del Real Madrid Baloncesto (y de Movistar Estudiantes). Sólo por eso, por albergar al club del deporte de la canasta más laureado de Europa, debería ser el estadio más caliente y temido del Viejo Continente. Una verdadera olla a presión. Un pabellón capaz de hacer temblar las piernas a cualquier rival que ose poner un pie en él, ¿verdad?

No lo es.

Ésa es la realidad. El último partido disputado en el Palacio, el pasado jueves, nos lo volvió a dejar claro. Había más lituanos haciendo ruido que madridistas. A excepción de unos siempre ejemplares y entregadísimos Berserkers y Ojos del Tigre, más algún que otro grupo aislado de aficionados, la triste realidad es que el Palacio es un mausoleo. Da igual que el equipo vaya ganando por 30 o perdiendo de 20, que allí no anima ni el tato. El pasado jueves, sabiendo lo que nos jugábamos y viendo lo ajustada que iba la cosa, la afición tendría que haber estado de pie, dejándose la voz para darle ese último empujón al equipo, ayudarles a cerrar la victoria. Pues ni por esas.

La gente empezó a abandonar el Palacio a pocos minutos del final. Que sí, que entiendo que la mayoría tuviera que madrugar al día siguiente y quisiera evitar la aglomeración típica del final del encuentro (y que ya se sabía que el Real Madrid iba a ganar), pero, a mi humilde entender, no es un gesto bonito. Me cuesta entenderlo.

Y luego ves partidos en los que visitamos estadios de otros equipos y claro, te da envidia del ambiente que se ve allí. Pongo por ejemplo el estadio de San Pablo Burgos en Liga Endesa o el de Brose Bamberg en Euroliga. Dos equipos menos laureados que el Real Madrid, pero cuyos estadios son siempre una olla a presión. Sinceramente, me parece digno de admirar.

Sé que no soy nadie para criticar, y que conste que no es mi intención hacerlo, porque comprendo que cada uno tendrá sus razones. Pido perdón si alguien se siente ofendido por mis palabras, de verdad que no es mi intención ofender a nadie. Sin embargo, no puedo evitar sentir cierta decepción. Como aficionada enamorada de mi equipo y sin más opción que tener que ver los partidos por televisión, me gustaría ver otro Palacio. Un Palacio entregado a su equipo, siendo el sexto hombre, el mayor apoyo de nuestros jugadores. Unos jugadores que se están dejando la piel, el alma y las piernas por el club, por sus aficionados. Podremos estar más o menos contentos con los resultados, pero si hay algo que no podemos poner en duda jamás es la entrega y el sacrificio del equipo, desde el primero hasta el último miembro del staff. ¿No creéis que merecen que estemos ahí para ellos?

Debido a la distancia, sólo he podido asistir a un partido en el Palacio. Fue el pasado 12 de marzo de 2017. El Real Madrid se enfrentaba al FC Barcelona en Liga Endesa. Por suerte para mí, pude sentarme entre Berserkers y Ojos del Tigre, y jamás había disfrutado tanto de un partido de baloncesto. Grité, chillé,  animé, salté, aplaudí y me empapé del ambiente que sólo ellos saben crear. De hecho, la canasta final, que nos dio la victoria, obra de Sergio Llull, me hizo saltar de mi asiento de tal manera que metí el pie en el agujero entre mi asiento y el de delante y a punto estuve de hacerme daño, pero me dio igual, porque no podía dejar de gritar. A mi alrededor, el Palacio entero rugía.

Y eso es lo que me gustaría ver todos los días. No importa el rival, ni la competición. Lo único importante es que la afición responda. Un Palacio pletórico, animando a su equipo y dejándose el alma y la voz. Un Palacio que disfrute. Al fin y al cabo, si nos estamos gastando el dinero (del precio de las entradas ya ni comento), que por lo menos amorticemos la inversión, ¿no?

Un Palacio entero teñido de blanco. Banderas, camisetas…(el club podría invertir en ello). Un Palacio lleno a rebosar. Un Palacio rugiendo y celebrando cada canasta como si fuera la última. Un Palacio disfrutando. Un Palacio temido por los rivales.

Palacio y equipo, unidos. Palacio y equipo, luchando juntos por la victoria.

¿Puede haber algo más bonito?

3 comentarios en “Opinión: ¿Qué te pasa, Palacio?

  1. Yo la última vez que fui porque no soy de Madrid y no me puedo permitir ir todo lo que me gustase fui contra el Fenerbache, y el ambiente estuvo muy bien, la gente animaba y la mayoría cantaban. Es cierto lo de marcharse antes porque a pesar de que estaba bastante igualado la gente se empezo a ir antes, siendo que tuvimos la umtima canasta para poder empatar.

    Me gusta

  2. Soy aficionado del Real Madrid desde hace más de 30 años. Abonado desde hace 3. Respeto tu artículo. Yo jamás he abandonado el Palacio antes de tiempo lo considero una falta de respeto al equipo y al deporte en general. Para irte antes mejor te quedas en casa y no das una pésima imagen. Allá cada cual con su conciencia y sus aspiraciones en la vida. En cuanto a lo de animar al equipo creo q se es un poco injusta en el fondo. Ciertamente en muchos momentos no se anima al equipo al 100%, sin embargo cuando el equipo lo necesita sí veo y lo digo porque yo sí voy al Palacio q se anima al equipo. Y te quiero recordar q hace 2 años el equipo se llevó un soberano repaso en los play offs contra Fenerbahce 0-3 y lo q hicimos el Palacio fue levantarnos y ovacionar al equipo, todavía se me pone la piel de gallina de recordarlo. En resumen el equipo en los próximos play offs te aseguro q tendrá un palacio a tope y se le animará al 200 % dicho sea con todos mis respetos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s