CSKA Moscú 83-92 Real Madrid, un excelso juego coral nos manda a la final.

El Real Madrid tendrá este domingo una nueva oportunidad para levantar al cielo de Belgrado el título de la Euroliga tras haber derrotado al CSKA de Moscú por 83-92. Sergio Llull y Luka Doncic fueron los máximos anotadores de los blancos con 16 puntos cada uno, mientras que de Colo aportó 20 puntos para el CSKA. El mal porcentaje en tiros libres, el único “pero” al triunfo madridista.

El partido arrancaba con la novedad de Facundo Campazzo en el quinteto de los blancos, habiéndose recuperado de su lesión con el tiempo justo y desactivando a Sergio Rodríguez, el gran peligro del CSKA, en los primeros ataques, con Antonov cometiendo su segunda personal en 2 minutos (3-2 min. 2). Con Higgins desatado, el equipo moscovita ampliaba su distancia hasta un cómodo 11-4, llegando Doncic para sumar desde 6,75 y reactivando a sus compañeros, que recortaban la distancia hasta 15-11 basándose en la defensa intensa. Ambos equipos se cargarían de faltas rápidamente, lo que nos permitía ver a varios jugadores a uno y otro lado de la pista pasando por la línea de personal, sin que hubiera grandes variaciones en el marcador a pesar de que el Real Madrid no terminaba de aprovechar la situación (5/10 en este apartado). Con un triple de Clyburn sobre la bocina llegábamos al final de estos primeros 10 minutos, con el CSKA dominando por 30-20.

Un rápido parcial de 5-0 por parte del Real Madrid elevaba el marcador a 30-25, distancia que se reduciría aún más tras un sensacional triple de Carroll, provocando el tiempo muerto de Itoudis. De nada serviría la pausa, con una lluvia de triples liderada por Jaycee que adelantaba a los blancos (34-37 min. 14), quiénes sumaban 5 triples en el comienzo del segundo cuarto. El encuentro entraría en un letargo tras esta tormenta perfecta, sin que existiera un claro dominador, con ambos equipos cometiendo fallos en ataque a base de faltas y unos pasos de Thompkins a 4 minutos del descanso. El Real Madrid mantenía su mínima ventaja (40-42) de la mano de Carroll y una buena entrada de Doncic, con un tiempo muerto solicitado por Itoudis a 2:47 para el descanso en busca de soluciones para recuperar el mando del partido. El CSKA le daría la vuelta al marcador (46-43) tras este tiempo muerto, y Laso paraba el encuentro nuevamente ante la precipitación ofensiva de sus pupilos. Un rebote ofensivo de Thompkins tras un fallo de Llull propiciaba los últimos puntos de este segundo cuarto, con el marcador fijado en 46-47 mientras que ambos equipos se marchaban a vestuarios.

Tras la reanudación vimos cómo ambos equipos se trababan en ataque, con el Real Madrid volviendo a acumular pérdidas y sin sumar puntos en casi 3 minutos, rompiendo la sequía Taylor con sus primeros puntos en el partido (51-49 min. 23). Con Reyes empezando a producir bajo el aro, los blancos se volvían a adelantar tras anotar un tiro libre el cordobés, llegando una posterior canasta del capitán blanco que certificaba un parcial de 7-0, solicitando tiempo muerto el entrenador del CSKA para reajustar sus esquemas. El parcial seguía subiendo con el paso de los minutos, llegándose a un 0-13 tras un triple de Doncic, si bien el equipo de Laso no terminaba de romper el partido a pesar de los continuos errores en ataque de los rusos (7 minutos sin anotar) como causa de la tremenda defensa de los blancos (52-60 min. 28). Con el tiro libre como única mancha en el partido que estaba realizando el Real Madrid, los blancos afrontarían los últimos 10 minutos del encuentro con una renta de 7 puntos (56-63 min. 30).

El CSKA lograba un parcial de 5-0 en el primer minuto del último cuarto, recortando la desventaja hasta un -4, pero ahí aparecía Llull para anotar la enésima mandarina y dar algo de aire a su equipo (61-68 min. 32), una renta que se vería incrementada hasta el +12 tras un sensacional triple de Thompkins, quién se marchaba al banquillo celebrando tras un nuevo tiempo muerto de Itoudis, quién no daba con la tecla correcta. No obstante, el CSKA apretaría de nuevo mediante un triple de Kurbanov y dos tiros libres convertidos por Hines, aunque una antideportiva de Sergio Rodríguez dinamitaba el buen trabajo de los rusos (66-75 min. 34). La quinta personal de Tavares mandaba al caboverdiano al banquillo con más de 5 minutos por disputarse, entrando Gustavo Ayón en su lugar, mientras que Kurbanov también acababa expulsado tras cometer la quinta personal sobre Doncic. Con el CSKA en bonus, el esloveno pasaría por la línea de personal para sumar un único acierto, elevando el marcador a 71-76 con 4:30 por disputarse, entrando el Real Madrid también en bonus tras una falta de Rudy Fernández. Cuándo más se ajustaba el marcador, un triple de Llull aumentaba la renta de los blancos hasta un +6 (73-79 min. 36), aprovechando un desajuste defensivo Gustavo Ayón para lograr un cómodo mate. Con el mexicano imponiendo su ley, el Real Madrid elevaba su renta a los 10 puntos a menos de dos minutos del final, una ventaja que sería suficiente a pesar de los triples de Nando de Coló (dejó el flopping para volver a ser el gran jugador que es) y que mandaba a los blancos a la final tras derrotar al CSKA por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s