Real Madrid 89-82 Unicaja: Sufriendo para ganar

El Real Madrid logró una más que sufrida victoria, pese a la buena segunda mitad de Unicaja. Los de Laso, que perdieron el ritmo del partido, se encomendaron a la dupla Campazzo-Tavares (14 puntos, 11 rebotes, 4 tapones, 27 de valoración) para mantenerse invictos y líderes en Liga Endesa.

El Real Madrid sufrió las dos caras de la moneda en el encuentro de hoy. Por una lado, una primera parte prácticamente perfecta, reboteando bien y bastante acertados ofensivamente, pese a que tuvimos que esperar al segundo cuarto para ver los primeros triples de los blancos (y, como no, el artífice fue Jaycee Carroll). Tavares se erigió como un muro de acero en la pintura. Por la zona no pasaba nada ni nadie sin que él tuviera algo que decir. Cuando no alejaba a sus rivales a base de tapones, cogía rebotes a diestro siniestro o se dejaba querer por sus compañeros para anotar. Jeffery Taylor, que regresaba a la pista tras haberse perdido el último partido, estuvo especialmente acertado en los primeros minutos, aunque se fue apagando a medida que pasaba el tiempo.

Otro que volvió a la pista fue Kuzmic, que se reencontraba con la afición madridista tras casi un año lesionado. Es evidente que el bueno de Kuz sigue falto de forma, nada que el tiempo no cure. Facundo Campazzo empezó a hacer diabluras, ya fuera deleitando al respetable con su conexión con Deck, como a base de triples, acompañado de Carroll (3/4 en triples) y Rudy, que también dijo “aquí estoy yo” desde el 6’75. Al descanso, el Real Madrid vencía por quince.

Tras el descanso, los primeros minutos del tercer cuarto nos hicieron creer que nos esperaba un final de partido de lo más apacible, pues el Real Madrid seguía enchufado. Randolph inauguró el cuarto con un triple. Tavares seguía taponando. Llull lograba un 2+1 y, posteriormente, le sirvió un alley oop en bandeja a Tavares. Sin embargo, Unicaja empezó a carburar. Milosavljevic, que terminaría siendo el mejor de los suyos, campaba a sus anchas, anotando y desquiciando a los jugadores madridistas, recibiendo incluso una antideportiva de un Llull enfadadísimo (llevaba tiempo quejándose de estar sufriendo faltas que no le estaban pitando). Sasu Salin empató el encuentro primero, para dar la ventaja a los suyos inmediatamente después. Se vino la lasina. Y con razón. Unicaja había anotado 28 puntos en el tercer cuarto. Y nos íbamos al último cuarto con un 62-64 en el marcador.

Gabriel Deck anotó cuatro puntos consecutivos nada más empezar el cuarto período, pero Shermadini volvió a empatar el encuentro. A partir de ahí, el partido se complicó. Pese a un triple de Campazzo y una canasta de Felipe, Milosavljevic volvió a aparecer, empatando el partido una vez más. Ese empate impulsó a Unicaja, que llegó a ganar por 5 a falta de dos minutos y medio para el final. Laso volvió a pedir tiempo muerto, pidiendo calma a sus jugadores…y se desató la tormenta Campazzo. Facundo, que había estado dirigiendo a su equipo de forma brillante todo el encuentro, se negó a perder el encuentro y lideró la remontada blanca. Tavares logró empatar, y el Facu, con un 2+1 primero y después asistiendo a Llull para un triple que supuso el remate, logró llevar a su equipo a la victoria.

Invicto y líder en Liga Endesa, el Real Madrid espera ya a que llegue el próximo jueves, pues será entonces cuando empiece su otro gran amor: la Euroliga.

 

Imagen: Real Madrid.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s