CRÓNICA Unicaja 103-102 Real Madrid: La historia se repite

El Real Madrid cayó en la prórroga en Málaga tras haber jugado una gran primera parte. Por desgracia, y como suele pasar últimamente, se dejaron arrastrar en la segunda mitad y Unicaja, con un triple final de Jaime Fernández (27 puntos), logró una victoria que hizo que se viniera abajo el Martín Carpena.

El partido daba comienzo con tintes legendarios, pues Felipe Reyes salía en el quinteto inicial y, con ello, certificaba su nuevo hito, ser el jugador con MÁS partidos disputados en la historia, ahora ya en solitario (779). Por si eso no fuera poco, Pablo Laso cumplía 450 partidos como entrenador y Facundo Campazzo cumplía 100 partidos en ACB, y vaya si lo celebró. El argentino repartió todas las asistencias que quiso y más, ya fuera a Carroll para un triple, como a Tavares para un mate, o a Taylor al contraataque. El juego blanco pasaba por las manos de Facundo, que también dejó su impronta con un par de triples, para redondear un nuevo show, mientras el bueno de Tavares. Unicaja recibía los embites del Real Madrid como podía, hasta que tras un tiempo muerto de Luis Casimiro cambió la dinámica malagueña y, con Jaime Fernández como líder, empezaron a carburar y a acercarse a sus rivales, mostrando más agresividad, como se vio en un mate de Shermadini, que entró con todo hacia el aro. El ambiente en el Carpena se caldeaba, más aún cuando, tras caerle la segunda falta personal a Jaime Fernández, Luis Casimiro, visiblemente enfadado, era castigado con una técnica, lo que acabó de enardecer a la afición local. Un triplazo de Rudy sobre la bocina pondría el punto y final al primer cuarto (19-27, minuto 10).

Randolph daba por inaugurado el segundo cuarto con un mate, lo que fue una previa de lo que sería el vendaval blanco que se desató en los siguientes minutos, de la mano de un Rudy inspirado (triplazo y asistencia de fantasía a Ayón), y un Randolph descarado, lo que obligó a Luis Casimiro a volver a solicitar tiempo muerto, pues el Real Madrid había borrado a Unicaja del mapa. Y fue lo que necesitaba su equipo para volver al partido, pues los madridistas se tomaron una pequeña “siesta” y empezaron a perder balones de forma más bien absurda, recibiendo un parcial 6-0…hasta que Rudy, omnipresente, lo reventó con un triple desde su Mallorca natal. Campazzo regresó al partido, acompañado de Trey Thompkins, que aún no había jugado. Bajo la dirección del argentino, y con un Rudy muy pillo suelto por la pista, el Real Madrid volvió a dominar. Pese a la reacción malagueña, los de Laso se marchaban al descanso por con bastante ventaja (41-57, minuto 20).

El paso por los vestuarios le vino bien a Unicaja, que empezó activo el tercer cuarto, con Roberts y Jaime Fernández acertados, mientras que en el Real Madrid era Trey Thompkins el que destacaba ofensivamente (luego nos daría el susto llevándose la mano a los isquios), con Campazzo dirigiendo con maestría. Sin embargo, los malagueños seguían atacando y llegarían a ponerse a 11 puntos, obligando a Pablo Laso a solicitar tiempo muerto. Y tras la reanudación, Unicaja siguió recortando distancias ante una afición enardecida, lo que provocó que el Real Madrid se descentrara. Era el momento de Unicaja, el momento de Jaime Fernández, que poco después se sentó ovacionado. Le cayó la técnica a Laso, y los locales seguían apretando el marcador, con Milosavljevic como estrella. Sólo Rudy daba “alegrías” a los suyos, pues estaba en todas partes y haciéndolo todo bien, demostrando una vez más que es uno de los jugadores más inteligentes y completos de Europa. El último cuarto se presentaba de lo más emocionante (69-76).

Un 2+1 de Prepelic supuso el pistoletazo de salida a los últimos 10 minutos de juego, un cuarto en el que Unicaja continuó en su afán de recuperar terreno, lo que no les supuso mucho esfuerzo, dadas las 12 pérdidas del Real Madrid. Jaime Fernández seguía a lo suyo, dedicando un triple a su afición, gesto que Randolph le devolvió con un mate a dos manos en la siguiente jugada. Sin embargo, los madridistas sufrían, algo que ya viene siendo normal en los finales de los últimos partidos (y que deberían corregir YA). Volvieron Campazzo y Rudy, lo que dio aire a los suyos, aunque todavía no había nada decidido. La tensión se palpaba en el ambiente, Shermadini le hizo un “in your face” a Tavares…y finalmente, el Carpena estalló tras un alley oop entre Jaime Fernández y Milosavljevic que dio la primera ventaja a los locales a falta de menos de tres minutos para el final. Rudy callaría al pabellón con un triple, gesto que tuvo una pronta respuesta malagueña. La grada apretaba, cada posesión era un vital y cada vez quedaba menos tiempo. Tras varios intercambios de golpes, y una prodigiosa canasta de Ayón a siete décimas del final, el partido se marchaba a la prórroga (95-95, minuto 40).

Unicaja afrontaba la prórroga sin uno de sus mejores jugadores del día de hoy, Milosavljevic, que había cometido la quinta falta personal unos minutos antes. Rudy siguió desquiciando a sus rivales, mientras los tiros libres tomaban protagonismo, al igual que Gustavo Ayón. Unicaja perdió fuelle en este período adicional, pero un triple final de Jaime Fernández dio la victoria a los suyos en el último segundo (103-102)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s